Viajar a Girona

girona

La ciudad de Girona, construida en una Antigua ruta que comunicaba a España con el resto de Europa, es uno de esos sorprendentes y escasos rincones del continente que pasan desapercibidos de las multitudes de turistas que día tras día recorren este país.

Los Ibéricos estuvieron aquí hace 2,500 años; la Vía Augusta recorre la distancia que unen a las ciudades de Roma y Cádiz. Un poco opacada por el encanto de su vecina la ciudad de Barcelona, o utilizada como camino de paso hasta los solitarios e impresionantes parajes que bordean a la Costa Brava, Girona es una ciudad de provincia con una población de 73,000 en la que los estilos clásicos y modernos se confunden. Sin embargo, la mayor atracción de la ciudad se centra en su antigua ciudad medieval, la cual se extiende a través de sus murallas y torres bordeando el río Onyar al este.

La parte vieja de la ciudad es bastante compacta y se le puede recorrer a pie, en el centro se encuentra la catedral que combina los estilos góticos y barroco. La construcción de la estructura comenzó en 1292 , entre los siglos XIV y XV. A tan sólo unos minutos caminando se encuentra el barrio judío, conocido como el Call, este era el barrio de las familias judías más prósperas en la península ibérica durante el siglo XIII, con una población cercana a los 1.000 habitantes, lo que representaba un 20% de la población para aquel entonces.

Girona tuvo una influencia árabe por cientos de años como consecuencia de la conquista de los Moros en el año 711. La primera referencia de judíos en Girona data del año 898, y permanecieron allí hasta la expulsión de los Musulmanes o forzados a convertirse en el edicto de 1492 . La ciudad está ubicada en un punto estratégico, a sólo una hora del Mediterráneo, de los Pirineos y de Barcelona.

Puede pasearse por las ramblas (calles en catalán), o por la zona residencial de Montjuic (Montaña de los Judíos), la cual solía ser uno de los cementerios judíos de la ciudad.

Si es amante del arte, Girona está a pocas minutos del triángulo de Salvador Dalí, el cual incluye la localidad de Figueras, su lugar de nacimiento y en donde se encuentra el museo de Dalí, el castillo de Púbol y su amada casa junto al mar en Cadaqués.

¿Cómo llegar?

La forma más fácil de llegar es volando desde Barcelona, en tren o en auto (lo que le tomará una hora).

Viaje a la Semana Santa sevillana

¿Por qué no hacer un viaje a la Semana Santa sevillana?

La Semana Santa en Sevilla, conforma un conglomerado de costumbres y tradiciones provenientes de los vestigios barrocos, medievales, románticos y la actualidad enmarcados en una celebración que reúne a todos por igual: a ricos y pobres, a laicos y clérigos, creyentes y no creyentes, todos por el ánimo de una misma celebración.

Los días jueves y viernes santos la ciudad de Sevilla, España, culminan en una agotadora jornada que le garantiza al visitante una experiencia que seguramente los transportará al verdadero significado de esta celebración: la expiación y redención de los asistentes por la condena impuesta a Jesús por Pilatos y Herodes.

La adoración infinita por las imágenes se encuentra representada en las figuras del Gran Poder y la Virgen de la Macarena, quienes manifiestan simultáneamente el dolor y la ternura para los presentes.

Esta celebración está coordinada, preparada y desempeñada por los mismos sevillanos, sin embargo, logra atraer a más de uno, que sin esperarlo queda cautivado con el misticismo que expele esta gran procesión.

Desde el Domingo de Ramos hasta el martes santo se celebra el ritual del besamanos del Gran Poder, el cual se lleva a cabo en la basílica de la Plaza de San Lorenzo; también está la procesión del Cautivo, que se desplaza desde el barrio del Tiro Línea hasta el centro de la ciudad.

Viajar a Praga desde Venezuela

praga-puente-carlos

Quien pise Praga por primera vez entenderá de inmediato por qué la UNESCO la nombró patrimonio universal de la humanidad. Es un destino que ha despertado especial interés en los últimos años y se puede llegar desde cualquiera de los principales aeropuertos de Europa, viajando con las líneas aéreas que prestan servicio desde Venezuela y haciendo una conexión con éstas o con la línea aérea checa CSA.

El puente Carlos ofrece unas impresionantes vistas de la ciudad y está enmarcado por bellísimas torres góticas. Además, está adornado por 30 estatuas de estilo barroco. Se puede llegar a él muy fácilmente desde la plaza de la ciudad vieja, el lugar histórico más significativo y también el más turístico de la ciudad. Está rodeada de tiendas con artículos típicos checos, como las marionetas de madera, y coronada por el Reloj Astronómico del Ayuntamiento y la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, de estilo gótico.

praga-reloj-astronomico-ayuntamiento

Otro sitio hermoso es la torre de la pólvora, que tiene 65 metros de altura y es de estilo gótico, una de las torres más importantes de la ciudad. Sirvió como antiguo almacén de pólvora durante muchos años, de ahí el nombre. Además divide casualmente las dos zonas más significativas de la ciudad, Nové Mesto y Stare Mesto (Ciudad Nueva y Ciudad Vieja).

A la mayoría de los sitios turísticos se puede llegar caminando, pues una de las características más gratas de Praga es que muchas de sus calles más hermosas son empedradas y el tránsito automotor está restringido.

De cualquier manera, moverse es bastante fácil. Hay tres líneas de metro y los trenes pasan todos los días en intervalos cortos, desde las 5 de la madrugada hasta la medianoche. Como tienen enlaces con el sistema de autobuses y tranvías, es posible llegar a casi todas partes sin necesidad de salirse de la ruta o aventurarse a tomar un taxi.

Viajar a Oslo desde Venezuela

En el año 1300, Oslo se convirtió en sede del reino de Noruega. Desde su puerto los pequeños islotes que conforman el fiordo se divisan como lugares encantados, detrás de la niebla del río Aker.

Ciertamente, Oslo no es uno de los destinos más comunes para los viajeros venezolanos y no es tan común encontrarla dentro de los circuitos turísticos regulares de Europa. Sin embargo, es muy fácil llegar. En general, las líneas aéreas europeas que operan en Venezuela ofrecen conexiones desde sus aeropuertos base.

Una vez allí, es muy fácil moverse. La moneda oficial de Noruega es la corona y tanto en la estación de trenes y autobuses como en el aeropuerto hay casas de cambio. El noruego es un idioma nada sencillo, pero en Oslo el inglés es muy común.

oslo-karl-johans-gate

A las puertas de la estación central se extiende Karl Johans Gate, la calle principal de la ciudad inmortalizada en un cuadro de Edvard Munch. Lleva el nombre del rey que construyó el Palacio Real y que fue uno de los oficiales de Napoleón Bonaparte.

El turista inexperto puede recorrer muchos de los puntos importantes de la ciudad sin desviarse de ella. Pasa frente a la Catedral, edificada entre los siglos XVII y XIX, la impresionante Universidad de Oslo, fundada en 1811, y desemboca en el Palacio Real, todo sin una sola curva. Además, el tráfico automotor está restringido.

Caminando también se puede llegar a Vigeland Park. Allí se encuentran la fuente, el monolito, los 37 grupos de granito pulido y las 8 puertas de hierro. Sus figuras representan personas aisladas o grupos familiares y la mujer tiene una presencia evidente y especialmente importante.

La Fortaleza de Akershus, frente al río, se construyó en 1299 y se fortificó 300 años después para proteger a Oslo de los buques de guerra extranjeros. En ella se encuentran dos museos, para quien disfruta averiguando acerca del pasado de los lugares que visita. Sin embargo, un simple paseo por el puerto, oyendo a las gaviotas y sintiendo el frío de la niebla, es tanto más hermoso.

Visitar Varsovia

varsovia

Situada en el corazón de Europa, Polonia siempre ha sido considerada tanto como puente y frontera entre Europa occidental y oriental. Hoy en día, Polonia se muestra como el lugar ideal si se está interesado en observar cómo una nación es capaz de superarse por sí misma y reinventarse.

Y qué mejor lugar que hacerlo visitando su capital, la bella Varsovia. Aunque no resulte un destino muy solicitado, esta ciudad sorprende a quienes deciden acercársele por sus monumentos e historia.

La ciudad fue fundada en los inicios del siglo XIV, y ha sido la capital de Polonia desde el año 1611. Fue por mucho tiempo la sede industrial y cultural por excelencia, inclusive Varsovia fue una vez  la ciudad más sofisticada y hermosa de Europa antes de ser devastada casi por completo durante la II Guerra Mundial. En la actualidad, Varsovia es esencialmente una ciudad de post-guerra, tanto en apariencia como en espíritu. Ha sido reconstruida con especial atención cuidando hasta los más pequeños detalles, además de la influencia socialista en muchas de sus construcciones y barrios.

Varsovia está dividida por el río Vistula, la parte oeste incluye el centro de la ciudad y el viejo pueblo en el norte, en el otro lado se encuentra un suburbio conocido como Praga, que no presenta mayores atracciones para los turistas.

El Viejo pueblo fue reconstruido desde sus cimientos, luego de ser destruido por completo durante la II Guerra Mundial. La reconstrucción, que comenzó en el año de 1949, culminó en 1963 y trajo una restauración de la apariencia de este sector como en sus mejores tiempos.

Otros sitios para visitar son la vieja plaza del centro y el Museo de Historia de Varsovia, el Camino Real (que lo lleva hasta el Castillo Real o el Palacio de Lazienki), el Museo Nacional.

Asimismo, otras de las atracciones de Varsovia es su diversa gastronomía y una variedad de actividades culturales que tienen lugar en diferentes épocas del año.