Guanajuato es una ciudad de México muy pintoresca y bella, rebosante de cultura, declarada Patrimonio de la Humanidad.

Uno de los lugares turísticos de Guanajuato que más llaman la atención de los visitantes es el Callejón del Beso, que tiene su ubicación en la Avenida Juárez, cerca del Mercado Hidalgo. Si tienes pensado ir a Guanajuato, lo mejor es que oigas la historia allí mismo, pues siempre habrá algún guía dispuesto a contártela. De todas formas, si no te puedes permitir viajar a Guanajuato y sientes curiosidad por saber de qué va esta leyenda, la resumiremos a continuación:

Se dice que los hechos de esta historia acaecieron en la época de ocupación española. Cuenta la leyenda que, en la casa situada a la izquierda del callejón vivió Doña Ana, hija de un rico español, mientras que en la casa de la derecha moraba Don Carlos, un minero pobre. Se hicieron novios y diariamente se entrevistaban de balcón a balcón (el espacio que hay entre ambos es de 68 cm, distancia suficiente para unir sus labios y darse un beso), hasta que un día el padre de Doña Ana los descubrió y, enfurecido porque él deseaba que su hija se casase con alguien de su clase, le dijo que si volvía a verla besándose con el minero la mataría. Ella no le hizo casi, pensando que su padre no sería capaz de crueldad semejante, así que a la noche siguiente se volvió a entrevistar con su enamorado y justo en el momento en que se estaban dando un beso, entró su padre y le clavó a su hija una daga por la espalda, cumpliendo así su amenaza. Dice la leyenda que lo último que hizo Doña Ana fue estirar su brazo derecho hacia el balcón del minero, y que éste, alcanzándolo, le dio un último beso en el dorso de su mano, suicidándose más tarde en la Mina de la Valenciana por el dolor de haber visto morir a su amada. Esa es la leyenda, trágica y romántica, del Callejón del Beso.

La tradición que tienen que seguir las parejas que visiten este pintoresco lugar es besarse en el tercer escalón (pintado de rojo). Si lo hacen tendrán 15 años de felicidad; si no, 7 años de mala suerte.

Nos encanta la leyenda del Callejón del Beso. Esperamos que la hayas disfrutado si no la conocías.