girona

La ciudad de Girona, construida en una Antigua ruta que comunicaba a España con el resto de Europa, es uno de esos sorprendentes y escasos rincones del continente que pasan desapercibidos de las multitudes de turistas que día tras día recorren este país.

Los Ibéricos estuvieron aquí hace 2,500 años; la Vía Augusta recorre la distancia que unen a las ciudades de Roma y Cádiz. Un poco opacada por el encanto de su vecina la ciudad de Barcelona, o utilizada como camino de paso hasta los solitarios e impresionantes parajes que bordean a la Costa Brava, Girona es una ciudad de provincia con una población de 73,000 en la que los estilos clásicos y modernos se confunden. Sin embargo, la mayor atracción de la ciudad se centra en su antigua ciudad medieval, la cual se extiende a través de sus murallas y torres bordeando el río Onyar al este.

La parte vieja de la ciudad es bastante compacta y se le puede recorrer a pie, en el centro se encuentra la catedral que combina los estilos góticos y barroco. La construcción de la estructura comenzó en 1292 , entre los siglos XIV y XV. A tan sólo unos minutos caminando se encuentra el barrio judío, conocido como el Call, este era el barrio de las familias judías más prósperas en la península ibérica durante el siglo XIII, con una población cercana a los 1.000 habitantes, lo que representaba un 20% de la población para aquel entonces.

Girona tuvo una influencia árabe por cientos de años como consecuencia de la conquista de los Moros en el año 711. La primera referencia de judíos en Girona data del año 898, y permanecieron allí hasta la expulsión de los Musulmanes o forzados a convertirse en el edicto de 1492 . La ciudad está ubicada en un punto estratégico, a sólo una hora del Mediterráneo, de los Pirineos y de Barcelona.

Puede pasearse por las ramblas (calles en catalán), o por la zona residencial de Montjuic (Montaña de los Judíos), la cual solía ser uno de los cementerios judíos de la ciudad.

Si es amante del arte, Girona está a pocas minutos del triángulo de Salvador Dalí, el cual incluye la localidad de Figueras, su lugar de nacimiento y en donde se encuentra el museo de Dalí, el castillo de Púbol y su amada casa junto al mar en Cadaqués.

¿Cómo llegar?

La forma más fácil de llegar es volando desde Barcelona, en tren o en auto (lo que le tomará una hora).